domingo, 4 de septiembre de 2011

Noche de mil lunas


   ¡Ofelia! en el calor de tus brazos resuenan las tumbas, brillan las lunas y cantan los murciélagos.


   Ofelia querida tus ojos fríos, tu piel sin vida, tu carne muerta... Tanto vivimos, tanto reímos, tanto soñamos... Y ahora, esta noche clara de mayo, las flores huelen dulce y la tierra mojada, me recuerda aquel instante en que nos dimos cuenta que el amor existía, que tu mirada se encontró con la mía, y ese beso fue como parar toda mi vida llena de agonía.

   Esta noche, mi querida Ofelia, yo solo espero encontrar tus besos y descansar en paz al calor de tu cuerpo muerto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Leéme :] by Email